Crianza con apego

Crianza con apego. Sobre la crianza de los bebés todos tienen algo que opinar siempre, especialmente con temas relacionados con el lugar donde duerme el pequeño. Las personas desde afuera perciben quizás lo que la madre o el padre no ven. Todas las personas tienen una “solución” o una percepción “correcta” sobre lo que se debe o no hacer, de acuerdo a su sistema de valores y propias crianzas.

Algunos abogan por el método de dejar llorar al niño, especialmente por las noches para que se acostumbren a ser independientes, sin saber qué efectos estaban generando en sus pequeños.

APEGO

Polémico método del Dr. Eduard Estivill

Sobre este punto el Dr. Eduard Estivill publicó un libro titulado “Duérmete, niño”  que ha traído muchas controversias sobre si dejar llorar al niño o no. Estivill afirma que ha sido interpretado a la inversa y expresa: Los que opinan que nuestro método consiste en dejar llorar a los niños, es que no se han leído el libro. Si leemos el libro veremos que hay un doble discurso en su método y estas palabras de defensa, hoy día no se avalan.

Aunque se defienda, es cierto que recomienda que si el niño se queja, si llora, lo dejes y vuelvas al minuto y, siempre sin cogerle, le digas que le quieres mucho, que lo haces por su bien, que es de noche y que es el momento de dormir. En realidad esto para muchos especialistas es un método ERRADO desde todo punto de vista.

Es lamentable que esto haya calado en las mentes de muchos padres dejando llorar a sus bebés porque pensaban que estaban haciendo algo positivo por sus hijos. Es triste por los cientos y miles de bebés que han llorado solos, desde hace 20 años, por seguir sus recomendaciones.

crianza con apego

En oposición a Estivill, está Carlos González

Al otro lado, Carlos González, el pediatra autor del exitoso Bésame mucho, plantea una filosofía de apego que asume y respeta que los niños sanos simplemente duermen como duermen hasta que aprenden naturalmente, y considera que siempre que los niños lloran hay que atenderlos.

Defiende como una opción práctica el colecho (toda la familia en la misma cama). Obviamente esta opción no es contemplada por Estivill, pues para él hay que sacar al bebé a su propio cuarto a los tres meses.

crianza con apego

Fans de uno y de otro … y un tercero

Ambos gozan de aceptación y de rechazo. Para unos, si dejas llorar al bebé es una crueldad y se propicia un trauma, mientras para otros el dejar hacer, dejar pasar de la crianza natural crea niños consentidos y dependientes y esclaviza a los padres. En esta disputa quien tiene la última palabra es la sensibilidad de la madre y el padre, su propia concepción de lo que su hijo requiere.

crianza con apego

Quizás una posición equilibrada sea la correcta, tal como señala el neuropsicólogo Álvaro Bilbao ni Estivill tiene toda la razón ni podemos asegurar que el colecho (dormir con el bebé) sea la única respuesta. Lo valioso es saber qué cosas pueden ayudar a tu hijo, sabiendo principalmente que no aplica la misma acción con un bebé de 6 meses que a uno de 6 años. Él desarrolla en su libro El cerebro del niño explicado a los padres, que hay que entender a los niños y ayudarlos a desarrollar todo su potencial intelectual y emocional.

crianza con apego

Pensemos…

Lo importante es revisar algunas formas de criar a un bebé para saber cuándo el apego que se genera entre el niño y los adultos es sano o por el contrario, le genera conductas que no deseamos reforzar. Los niños necesariamente se interrelacionan y generan esta relación especial que llamamos apego y que para él es imprescindible.

Crianza con apego

Amar no es malcriar

Los vínculos que se establecen en la infancia determinan el tipo de relaciones que mantendremos a lo largo de nuestra vida. Por ello es tan importante la relación de apego segura y estable con el adulto que le cuida.

Sus padres o cuidadores se convierten en su fuente de información sobre el entorno que le rodea, por esta razón, cuando algo novedoso llama su atención antes de interactuar con ello mira a la madre, si la madre sonríe aprende que es seguro seguir, si la madre se asusta el niño se para. Esto da pie al desarrollo de modelos mentales de cómo relacionarse con el mundo.

El apego seguro es el patrón óptimo

La madre tiene una percepción adecuada de las señales del niño, las interpreta correctamente y da una respuesta apropiada a sus necesidades, fortaleciendo una interacción en sintonía con lo que demanda el niño.

Un adulto que ha crecido con un estilo de apego seguro le será más fácil establecer nuevas relaciones, tienen buenas habilidades sociales, se muestran más seguros y confiados.

crianza con apego

La confianza es fundamental

Muchos psicólogos plantean que el apego es clave en el desarrollo del niño, no se trata de excederse en la estimulación sensorial. El apego sugiere que la interacción interpersonal sería la clave a un desarrollo saludable, no así la estimulación sensorial excesiva,

Es importante la relación que se consolida en los dos primeros años de vida de un niño. El buen desarrollo de la personalidad, depende de este vínculo de confianza. Si este vínculo falla es cuando entonces el niño puede pasar a experimentar eso que llamamos Trastorno del Apego. Sobre esta materia han insistido la OMS y la Asociación Americana de Psiquiatría.

Vínculo de apego seguro

La teoría del apego de John Bowlby estudia todas las necesidades básicas del niño y sus respuestas a variados estímulos. Él explica la importancia de atender a los niños cuando lo requieren a fin de no desencadenar la baja autoestima en ellos o falta de seguridad y sensación de que el entorno es hostil.

El vínculo de apego seguro se consolida cuando las necesidades básicas del niño están atendidas a tiempo por la persona que lo cuida de manera estable y sensible a sus necesidades.

Se insiste entonces que dar el pecho ayuda la consolidación del vínculo de apego por supuesto, pero no es el único. El niño puede apegarse con la persona que lo cuida a diario y le da el biberón con sensibilidad y afecto.

crianza con apego

Cuidado con el desconocimiento

Es muy común que los padres por temor a que un niño en casa cambie la estructura en sus rutinas como pareja, los lleve a aplicar, metodologías que ponen en riesgo la crianza desde el apego en positivo. Esto es muy delicado porque la inseguridad que puede producirse en el niño ante tales metodologías puede provocar aprendizajes desadaptativos en ellos.

Cuando las personas a cargo del niño se preocupan más por ellos mismos que por el bebé, la respuesta puede ser de protesta, comenzando a necesitar estar cerca de las figuras de apego con mayor frecuencia. Por ejemplo la idea de ayudar al niño a dormir solo, dejándolo llorar hasta que se acostumbre. Esto es inadecuado completamente. No es el método correcto, pues no se logra un vínculo seguro donde el niño experimente que su cuidador va a atenderle suficientemente bien cuando él lo requiera.

crianza

Construyendo la felicidad

Cubrir suficientemente bien las necesidades de los menores es una crianza positiva. ¿y qué es lo que necesitan? afecto y diálogo con unas cuantas normas y límites bien puestos y con sentido, que les ayuden a conocer cómo debe ser su comportamiento. A lo que deben ir los padres es hacia el logro de que en conjunto se construya una felicidad consciente y particular.

Los bebés establecen un fuerte vínculo emocional con sus padres, y este vínculo es el que luego les aporta la seguridad y de la empatía que va a necesitar para establecer a futuro sus relaciones personales.

Las horas después del nacimiento

El vínculo temprano se genera en el mismo momento que la madre se pone piel con piel con el bebé al nacer. Este momento de contacto mutuo es crucial pues tanto la madre como el bebé necesitan cobijo y contacto mutuo. Si hubiese un motivo médico que impida este contacto, posteriormente debe recuperarse ese tiempo esencial en ambas vidas. Lo importante es que ocurra.

Crianza con apego y lactancia materna

El vínculo afectivo entre la madre y el bebé se fortalece en este acto, esta es la mejor oportunidad para crear lazos afectivos desde el nacimiento. La química que existe entre la madre y el bebé es indescriptible e insuperable.

El contacto del lactante con el pecho de su madre desencadena la producción de oxitocina en el cerebro de la mujer, la cual al entrar en el flujo sanguíneo activa las glándulas mamarias y fortalece el vínculo entre el hijo y su madre. En casos en los que la madre no puede amamantar, el apego positivo se generará a través de otras acciones entre ambos.

apego positivo

La hora del sueño

Es importante que se haga sentir al niño que el sueño es un momento agradable y que no está solo. Sobre ello se va trabajando progresivamente.

apego

Para algunos Dormir con el bebé en la misma cama o cerca de él no es más que un modo de “resolver” este asunto más fácilmente. Obviamente al dormir juntos no experimentan la angustia de separación ninguno de los dos, o los tres, (pues en esto casi siempre participa el padre). Todos queremos dormir y descansar y también que el bebé lo haga. Pero lo esencial no es eso, sino que este apego positivo es determinante para su evolución.

Pero es que aunque parezca contradictorio, si el bebé está siendo amamantado, a libre demanda como debe ser, es muy beneficioso el colecho, que estén uno al lado del otro, pues es un método práctico pues tienen el pecho a su disposición cada vez que lo requiera.

colecho

El llanto y la crianza con apego

El llanto es la forma que tiene el bebé para comunicarse. El bebé no llora para hacernos una broma jamás, así debes verlo. Si llora es porque necesita algo. No solo se trata de un pañal húmedo, o que tenga frio o hambre, sino que también pude necesitar la seguridad de los brazos, los mimos, las caricias y el contacto.

Si comprendemos que el llanto es un lenguaje y sobre todo aprendemos a confiar en la importancia que tiene esa forma de comunicación, seguramente se entenderán mejor las necesidades del bebé. En definitiva los bebés lloran para comunicarse, no para manipular, por ello no se debe ignorar su llanto.

llanto

El equilibrio perfecto

Encontrar un sano equilibro es importante en todos los aspectos de la vida, y también en la crianza de los hijos. Los hijos son los que enseñan a los padres sobre esta materia. Ellos dan las pistas perfectas para saber cuando priorizar sin caer en los excesos. Es fundamental que se comprenda que el equilibrio entre crianza respetuosa y la crianza caprichosa, no es tarea fácil, pero hay que saber lograrlo.

Aquí viene a salir al ruedo la palabra Disciplina que no es más que saber orientar a los niños, mostrarles las consecuencias naturales de sus actos, la escucha, la modelización y descartando los medios de castigo como las palmadas, gritos, tiempos fuera de algo que le gusta etc.

Un asunto de dos

La participación de padre y madre en el cuidado del bebé, es fundamental tanto durante el día como durante la noche. Obviamente sabemos que esto es una premisa ideal, pues hay madres que deben hacerlo solas por múltiples razones. Si ese es el caso, con toda seguridad la madre sabrá cómo compensar ese “faltante”

Sin embargo no podemos dejar de destacar que la compenetración entre papá y mamá es clave para crear un vínculo familiar saludable, en pro de una crianza con apego positivo. La unión de los padres aporta un ambiente en el que el niño se siente seguro, a gusto, y aprende también a tratar a los demás con respeto.

crianza

Las 8 “B” de la crianza con apego

De todo lo dicho se desprende que la crianza con apego se basa en las 8 “B” y que a todas ellas, debemos prestarles total atención, si queremos que nuestros bebés crezcan sanos física, mental y emocionalmente.

1) Birth bonding: lazos afectivos desde el nacimiento

2) Breastfeeding: lactancia materna

3) Babywearing: llevar al bebé en brazos

4) Beding close to baby: dormir cerca del bebé

5) Belief in the language value of your baby’s cry: confiar en el valor de su llanto como lenguaje

6) Beware of baby trainers: tener cuidado con los adiestramientos

7) Balance: mantener un equilibrio

8) Both: ambos padres

Please follow and like us:

1 comentario en “Crianza con apego”

  1. Mi hija no se desapegaaaaaaaaaaaaa por nada, jajaja pero en contraparte son muy seguros de sí mismos. Gracias, buen artículo. Yo confié en el libro “Bésame mucho” de Carlos González =D

    Responder

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar