Joaquín Cortés

Joaquín Cortés

Uno de los personajes más relevante dentro del mundo del baile español es sin lugar a dudas Joaquín Pedraja Reyes, mejor conocido como Joaquín Cortés, Nació en Córdoba, España el 22 de febrero de 1969, en el seno de una familia gitana que valora su esencia y cultura.

Joaquín Cortés

Primeros años

A los doce años se traslada a Madrid para iniciar sus estudios de danza, siendo admitido en el Ballet Nacional de España. Desde los 14 años de edad comenzó con esta compañía, con la cual viajó por un sin número de ciudades del mundo. Lo que le permitió ir perfeccionando cada vez más su particular y distintivo estilo de baile que lo ha proyecto en muchos países.

Se presentó con el Ballet Nacional de España en teatros importantes del mundo. Por ejemplo, el Palacio de Congresos del Kremlin de Moscú y el Metropolitan Opera House de la Ciudad de Nueva York. Con tan solo dieciséis años alcanza la categoría de solista y por tres años consecutivos fue el primer bailarín de la agrupación.

Con tan solo 19 años, en 1988 decide dejar el Ballet Nacional de España. Es invitado a participar en París, Francia a la gala Géants de danse, en el Teatro Champs Elysées. Compartiendo con grandes figuras de la danza como Maya Plisétskaya, Sylvie Guillem o Peter Schmaifuss, entre otros.

Cuatro años después crea su propia compañía

En 1992 con 23 años de edad, funda su propia compañía, presentando con ella su primera creación “Cibary”, debutando en el Teatro Champs Elysées de París. Es con esta obra que Joaquín Cortés interpreta dos solos como bailarín, alcanzando la consagración popular de su arte, con una farruca y una soleá por bulerías.

En ese mismo año en las presentaciones en el Teatro Albéniz pudo disfrutar durante más de diez días que se colocará el cartel “no hay localidades”. Detalle que llena demuestra el éxito de sus puestas en escena. Estuvo en innumerables lugares mostrando sus diversas coreografías y enseñando al mundo la belleza y poesía integradas en su danza.  

Cabe destacar que actuó en Teatros dedicados a la danza y los cuales son considerados santuarios dancísticos. Como el Teatro Bolshói en Moscú y el Teatro Kiroy de San Petersburgo. Extendiéndose el éxito de sus actuaciones en Francia, Italia, Japón, Venezuela y los Estados Unidos, permitiendo así conformar lo que serían circuitos de su agrupación.

Joaquín Cortés

La pasión en el baile

En 1995 crea su segunda obra, la cual se estrenó en el Teatro Albéniz de Madrid. En ella sigue proyectando su expresividad en escena con “Pasión Gitana”, con ella estuvo unos cuatro años de gira recorriendo más de cuarenta países del mundo.

El espectáculo de Pasión Gitana alcanzó ser visto por más de millón y medio de personas. En donde destacaron las actuaciones en el Festival de Spoleto, el Radio City Music Hall de Nueva York, el Anfiteatro Universal de Los Ángeles. El Poliedro de Caracas, el Forum en Tokio, en Londres el Royal Albert Hall y en Río de Janeiro en la playa de Ipanema.

Es así, desde 1995 realiza un sin número de espectáculos, donde cada vez más demuestra su dominio en el baile en una diversidad de facetas escénicas. El  versátil artista español, coreógrafo, bailarín, actor, por nombrar alguno de sus talentos durante su gira con Pasión Gitana proyectó su cultura por cada espacio visitado.

Visitando lugares tan diversos en sus giras como Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Emiratos Árabes, Islandia, Japón, Líbano,  México, Rusia, Turquía, Venezuela, entre otros. Por lo que es altamente conocido y reconocido como difusor del arte gitano, siendo Pasión Gitana la obra española más vista en el mundo.

Joaquín Cortés

La danza contemporánea en su vida

En 1999, por el mes de enero, con casi treinta años se traslada a Nueva York. Vinculándose en esa época con otras tendencias de la danza y la música, estudiando danza contemporánea, ampliando con ello su destreza en el arte. Más tarde en abril de ese mismo año crea en su país natal la Fundación Gitana Joaquín Cortés.

Con su fundación busca divulgar, difundir y promocionar el arte de los gitanos, en toda su magnitud. Para el 14 de octubre de 1999, estrena su tercera gran obra, en el Teatro Tívoli de Barcelona, “Soul”. Nuevamente se presenta en varias ciudades tan diversas como las primeras, Beirut, Hannover, Hong Kong, Londres, Osaka, Pekín, Shanghái, son las privilegiadas en esta oportunidad

Deja un comentario